«La pareidolia, derivada etimológicamente del griego, es un fenómeno psicológico donde un estímulo vago y aleatorio (habitualmente una imagen) es percibido erróneamente como una forma reconocible.»  

Un ejemplo común de pareidolia es ver rostros o animales en la forma de las nubes. Tal vez en este caso sea algo difuso, pero cuando aquel día miré al cielo y vi ese rostro formándose, no pude hacer otra cosa que mirarlo. Me fue acompañando todo el camino desde mi casa hasta la Escuela, haciéndome sentir realmente arropada. Al cabo de unos minutos, esa figura etérea, efímera y suave, que apareció entre nubes para dar un travieso paseo por el cielo, fue disipándose poco a poco, tan silenciosamente como había llegado.

Al llegar a casa, pasé la foto al ordenador, y con mis pobres conocimientos de ilustración digital, la dibujé. La llamé «Hada del viento».